postheadericon Addio del passato - Fragmento

DRAMATIS PERSONAE

MARGARITA
(Cantante de ópera)

CARLOTA
(Su amiga)

RAÚL
(Su amante)

MÁXIMO
(Su médico)

ARMANDO
(Su enamorado)

ALEJANDRA
(La hermana de Armando)


PRIMER ACTO

Un día cualquiera del año 1963. Camerino de MARGARITA en un teatro de ópera cualquiera. Presidiéndolo, un espejo rodeado de bombillas. Sobre una pequeña mesa, maquillajes, perfumes, un maniquí de peluquería… Suenan, fuera de escena, los últimos compases de La Traviata, seguidos de aplausos prolongados y encendidos «¡bravos!». Cuando se apagan, y tras unos segundos, aparece MARGARITA vestida con un camisón blanco. Tiene entre treinta y cinco y cuarenta años. Presenta el rostro cansado y sudoroso, el cabello suelto y revuelto, y la expresión todavía triste del personaje que acaba de interpretar. Se sienta frente al espejo y se queda unos instantes pensativa. Se quita la peluca y empieza a desmaquillarse con parsimonia. Suenan dos leves golpes en la puerta y entra CARLOTA. Un poco más joven que MARGARITA, es pura energía. MARGARITA ni se inmuta cuando entra.

CARLOTA
¡Increíble, Margarita! ¡Has estado increíble! Fíjate, la piel de gallina tengo todavía. (Le muestra el brazo. Margarita sigue con su tarea.) Desde que has cantado el Addio del passato no he podido parar de llorar. Parecía un surtidor. El hombre que estaba a mi lado me ha preguntado incluso que si me pasaba algo y si podía ayudarme. He estado a punto de decirle que sí, que algo se me ocurriría, porque estaba para comérselo… (Consigue arrancarle una sonrisa a MARGARITA.) Pero no te preocupes, ya sé que hoy es tu gran noche, no voy a dejarte sola. Nos vamos a ir a cenar y después quemaremos Madrid y alrededores. Como si no hubiese un mañana… Por cierto, ¿qué hiciste con la botella de champán que te trajeron ayer?

MARGARITA
Una de las asistentes del teatro se la llevó para meterla en la nevera. Creo que se llama Maite, es una rubia muy jovencita y simpática.

CARLOTA
Creo que ya sé quién es. Y no debería caerte tan bien. El otro día, después de uno de los ensayos, y mientras te esperábamos, pillé a Raúl tirándole los tejos. (Con picardía.) Él le decía cosas al oído y ella sonreía. Parecía que le gustaba lo que escuchaba.

MARGARITA
¿Y?

CARLOTA
Nada. Pero a mí no me haría gracia que mi novio fuera por ahí ofreciendo sus servicios a todo bicho viviente.

MARGARITA
(Indiferente.) Ya conoces a Raúl. Él es así.

CARLOTA
Un cabrón.

MARGARITA
No te pases. Perro ladrador, poco mordedor.

CARLOTA
Raúl ha mordido más de una vez. (Pausa.) Bien lo sabes tú.

MARGARITA
Mejor para él.

CARLOTA
No entiendo por qué no te molesta.

MARGARITA
Porque en realidad no me importa. Ya te lo he dicho mil veces.

Conforme han pasado los minutos, MARGARITA ha ido abandonando el papel de Violetta Valery y se muestra como una mujer decidida y optimista.
AddThis Social Bookmark Button